Cada día más cerca del IEC2024

Días

Hrs

Min

Seg

Quito celebra con devoción el Corpus Christi 2024


Quito, 2 de junio de 2024
Redacción: Génesis Almeida

Con una ferviente demostración de fe y fraternidad, Quito celebró la solemnidad del Corpus Christi, uno de los eventos religiosos más importantes del calendario litúrgico. La ceremonia, que congregó a cientos de fieles, estuvo marcada por una solemne Eucaristía y la procesión que recorrió las principales calles del Centro Histórico de la capital.

Cerca de las 10 de la mañana, los feligreses capitalinos empezaron a congregarse a las afueras de la Iglesia de la Catedral para la celebración de la Eucaristía de Corpus Christi. Al mismo tiempo, en las calles García Moreno y Chile se pintaban de colores con la elaboración de las alfombras confeccionadas con pétalos de flores, aserrín teñido y otros materiales naturales que daban vida a imágenes de escenas religiosas, símbolos eucarísticos y elementos de la rica tradición cultural ecuatoriana.

La celebración dio inicio a las 11 de la mañana con la Santa Misa en la Catedral Metropolitana, presidida por Mons. Alfredo Espinoza Mateus, sdb., Arzobispo de Quito y Primado del Ecuador. Durante su homilía, subrayó la importancia de prepararnos para recibir el cuerpo y la sangre de Cristo en un contexto de hermandad: «No podemos comulgar el Cuerpo y la Sangre de Cristo, si no comulgamos con el hermano, si no somos capaces de sentarnos a la misma mesa como hermanos, si no abrimos nuestras manos, nuestros ojos, nuestros oídos, nuestro corazón al hermano concreto.»

Terminada la oración postcomunión Mons. Alfredo, acompañado de sus obispos auxiliares, Mons. Danilo Echeverria y Mons. Maximiliano Ordoñez prepararon la sagrada custodia con el Santísimo Sacramento para recorrer las calles del Centro Histórico en una procesión que los llevaría hasta la Basílica del Voto Nacional. El recorrido estuvo marcado por las 50 alfombras preparadas por los distintos grupos pastorales, movimientos y familias de la Arquidiócesis de Quito.

Alrededor de 2500 personas participaron en la procesión del Corpus Christi, dispersas entre quienes seguían al Santísimo Sacramento y quienes observaban el recorrido desde las aceras, evitando dañar las obras de arte expuestas en las calles. Estas alfombras embellecieron el recorrido con diseños y colores vibrantes, creando un espectáculo visual que elevaron la solemnidad del evento.
Marcelo Guijarro, ciudadano quiteño, elaboró su alfombra con su familia y la familia Cortez para plasmar su devoción. Esta alfombra estuvo dedicada al rosario que, en sus palabras, “representa la fe y la unión familiar” en el contexto de preparación para el Corpus Christi y el 53° Congreso Eucarístico Internacional. Así mismo, Marcelo expresó que para él la eucaristía es un acto principal de fe que simboliza la unión y la solidaridad.

El significado de las alfombras de flores radica en su simbolismo de bienvenida y reverencia hacia el Santísimo Sacramento. Al ser una tradición que se remonta a siglos atrás, estas alfombras no solo embellecen el recorrido de la procesión, sino que también reflejan la profunda espiritualidad y el sentido de comunidad de los participantes.

La procesión estuvo encabezada por el Santísimo Sacramento transportado por el Arzobispo de Quito seguido por autoridades eclesiásticas, delegaciones de parroquias, movimientos apostólicos y numerosos fieles que, con cantos y oraciones, acompañaron este acto de solemnidad.

Durante el trayecto, la procesión se detuvo en altares que alzaron los grupos pastorales. En estos espacios, los participantes, junto con los obispos y los sacerdotes presentes, elevaron oraciones y peticiones por los más necesitados, por los pobres y por quienes no conocen a Cristo.

Esta celebración se vivió en un ambiente de fraternidad y hermandad entre los capitalinos, varios de los presentes aseguraron apartar un puesto desde altas horas de la mañana para visualizar las alfombras y la procesión. La organización logística de la celebración estuvo custodiada por miembros de la Policía Nacional del distrito Manuela Sáenz. Así mismo, integrantes de la Cruz Roja estuvieron al pendiente de la salud de los participantes.

Al llegar a la Basílica Nacional, los feligreses fueron recibidos en las instalaciones de la nave principal, lugar en el que realizaron la bendición con el Santísimo Sacramento para dar fin a la solemnidad del Corpus Christi. Esta festividad es el recordatorio del milagro Eucarístico que vivimos en cada misa.

#congresoeucaristico2024 #iec2024

Artículos de interés

Monseñor Maximiliano Ordóñez: “La evangelización es una tarea de todos los bautizados”

Más información

El IEC 2024 y su repercusión en la vida social y política

Más información

Directores Diocesanos de Obras Misionales Pontificias se forman en torno al IEC2024

Más información