Cada día más cerca del IEC2024

Días

Hrs

Min

Seg

Verdadera Madre de Dios


A pesar de ser Madre de Dios, María no es su madre en el sentido de que ella sea la fuente de la divinidad de su Hijo o que ella sea mayor que Dios.

Constantinopla en el año 428, víspera de Nochebuena en la catedral de Sofía, el presbítero Proclo predicaba un sermón que daría mucho que hablar. Entre los presentes estaba sentado en un lugar destacado Nestorio, que era el Patriarca (Arzobispo de la Ciudad).

Siguiendo la costumbre, Proclo dijo que María es Madre de Dios. Pero cuando se terminó el sermón, Nestorio se subió al púlpito y corrigió al predicador, diciendo que no estaba de acuerdo, pues «María es madre del templo, pero no del Dios que habita en el templo».

En ese momento algo muy inusual sucedió. Un laico llamado Eusebio, abogado de profesión y acostumbrado a hablar en público, se levantó de su sitio y empezó a defender la fe. También el pueblo fiel se indignó.  Ellos siempre habían confesado a María como Madre de Dios, sabemos que todos los días en el Ángelus recitaban el Sub tuum praesidium (Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios).

Hubo un rechazo popular grande frente al Patriarca, y empezaron a boicotear los actos en los que estaba Nestorio, y no asistían porque decían que su obispo no confesaba la fe católica.

Arreglar las cosas en el Concilio

Un par de meses después, San Cirilo de Alejandría escribió una carta donde expresaba su sorpresa de que se dude de algo básico de la fe.  Si la Santísima Virgen debería ser llamada Madre de Dios, porque eso realmente equivalía a preguntar si su hijo es Dios.

Se convocó un gran concilio en Éfeso, en el año 431, solamente tres años después del conflicto de aquella víspera de Nochebuena. En el Concilio se confiesa a María como Tehotokos, Madre de Dios.

Contra los que la negaron, el Concilio de Éfeso proclamó que: si alguno no confiesa que el Emmanuel es verdaderamente Dios, y que por eso la Santísima Virgen es Madre de Dios, puesto que engendró según la carne al Verbo de Dios encarnado, sea anatema.

P.Juan Carlos Vásconez

Otros artículos

Para la Navidad

Más información

Adoración del Santísimo

Más información

Cómo la templanza nos ayuda a rezar

Más información